Galería

Como artista me fascina la armonía, el equilibrio y la simetría que encuentro en la naturaleza todo lo cual contribuye a una gran belleza. Me puede cautivar la luz que atraviesa las hojas de un árbol creando una luz tamizada que ilumina parcialmente unas flores, o cómo los rayos del sol juguetean al desplazarse sobre diversos cuerpos de cristal que dan lugar a infinidad de formas, colores, reflejos y sombras. Me puede embelesar una flor, la mirada de un niño o la hermosa figura de una mujer. Para mí, todo en la naturaleza: formas, luz y color es como un libro abierto que me conecta directamente con el Hacedor, creándome sentimientos de gratitud y reverencia que me impulsan a crear arte.